Technology

¿Por qué la cuota del coche eléctrico en Noruega es del 21% y en España es del 0,32%?

Publicado el

¿Por qué la cuota del coche eléctrico en Noruega es del 21% y en España es del 0,32%?

Como bien sabes, Noruega es uno de los países nórdicos. Se encuentra al norte de Europa, a casi 3.000 km de Madrid, y aunque forma parte de la Asociación europea de libre comercio, no pertenece (por decisión propia) a la Unión Europea, ni a la unión monetaria del Euro. Tiene una superfice de casi 324.000 kilómetros cuadrados y 5,3 millones de habitantes. Es el tercer país del mundo por su PIB per cápita, principalmente gracias al petróleo.

No es el país del mundo en el que más coches eléctricos se venden (ese puesto se lo ha ganado China ya), pero sí que es el país en el que más coches eléctricos se venden en proporción al número de coches convencionales con motor de combustión interna.

Las cifras

Matriculaciones Coches Electricos 2018

Hablemos de cifras a año completado: en España en 2017, en total, se matricularon 1.234.931 turismos (de todos los tipos, según datos de ANFAC). Pero si nos centramos en los coches 100 % eléctricos se vendieron tan solo 3.920.

Esta cifra supone una cuota del 0,32% (poquísimo, pero ha subido algo, puesto que en 2016 era solo el 0,17%). En España estamos pasando al coche eléctrico muy despacio, pero al menos la cosa va mejorando: para que te hagas una idea, en 2011 se vendieron solamente 377 unidades.

Si hablamos de coches enchufables, es decir, de coches 100 % eléctricos y de coches híbridos enchufables, la cifra es algo mayor: a los 3.920 que hemos dicho se les suman otros 3.528 híbridos enchufables, para contar en total 7.448. Con esta cantidad hablaríamos de una cuota del 0,6 %.

Como este porcentaje sigue pareciendo muy bajo, algunos deciden sumar coches híbridos, híbridos enchufables, eléctricos de rango extendido y 100% eléctricos, para que la cosa parezca menos mala. Entonces la cuota sube al 5,1 %, pero claro, de ese 5,1 % la mayor parte son coches híbridos de gasolina, así que mejor no nos engañemos.

En España, en 2017, la cuota de ventas de coches 100% eléctricos sobre el total de coches vendidos fue de tan solo el 0,32 %

En cambio en Noruega la cosa es bien diferente, y lleva siéndolo desde hace unos cuantos años ya (desde 2011). En 2013 por ejemplo la cuota de mercado de coches enchufables había superado el 5 %, en 2016 subió al 17 %.

Según datos de EV Volumes, en 2017 en Noruega se vendieron unos 62.000 coches enchufables. Hablando solo de coches 100 % eléctricos su cuota alcanzó el 21 %. Tal como están avanzando las ventas durante 2018, todo sugiere que pueden llegar a alrededor del 28 %.

Precio de venta de un coche eléctrico comparado con uno de combustión

Nissan Leaf 2018 Blanco

En España el precio de venta de un coche eléctrico es por norma general bastante más alto que el de un coche equivalente con motor de combustión. En su día estuvimos haciendo varias comparativas, y así, de primeras, hablamos de entre 10.000 y 14.000 euros más caro, según el modelo que se considere.

Otro asunto es que pueda haber ayudas a la compra, y entonces te puedes “descontar” unos 6.710 euros en total (aunque luego toca hacer la declaración de IRPF), y también otro asunto es que luego a la larga, gracias a un coste por kilómetro bastante inferior, vayas ahorrando poco a poco y amortizando la diferencia (y si no nos crees, tú mismo puedes hacer las cuentas).

Lo que sucede es que en Noruega el precio de un coche convencional con motor de combustión interna es muy elevado, más que en España, debido a los impuestos que debe pagar, por ser un vehículo contaminante.

En Noruega los coches con motor de combustión tienen un precio más elevado que en España porque se desincentiva su compra con impuestos más altos, ya que son productores de contaminación atmosférica

Por el contrario, los coches eléctricos, por ser vehículos de cero emisiones locales, entre otras razones, ven incentivada su compra con una menor carga fiscal, al menos durante estos años: se ahorran ni más ni menos que el 25 % de IVA que se paga en los coches convencionales.

Para entenderlo mejor, no hay nada como poner cifras negro sobre blanco, con un par de ejemplos. Para intentar evitar que las comparaciones sean odiosas, cogeremos un par de modelos que se venden con motor de combustión interna y con motor 100% eléctrico, y así comparamos precios de manera lo más igualada posible, y dentro de la misma marca.

Volkswagen E Golf 2017

Veamos lo que cuesta un Volkswagen Golf, por un lado de gasolina con 150 CV, 5 puertas, acabado Advance y cambio automático DSG de 7 velocidades y un e-Golf eléctrico de 136 CV (solo hay un único acabado y siempre con 5 puertas), en España y en Noruega (por cierto, no hemos elegido el Golf gasolina de 130 CV porque no se vende en Noruega).

Para que la comparativa sea lo más justa posible, en el Golf de gasolina hay que añadir como opcionales los faros LED y el navegador GPS, y aunque deberíamos incluirlo también, no podemos añadir el cuadro de instrumentos digital. Estos tres elementos vienen de serie en el e-Golf.

España

  • Golf de gasolina: a partir de 30.225 euros, según precio de tarifa, sin descuentos.
  • e-Golf: a partir de 38.580 euros, según precio de tarifa, sin descuentos, y sin contar con las ayudas a la compra del Estado (cuando hay fondos de las ayudas, se podrían descontar hasta 6.710 euros, y se quedaría en 31.870 euros).
Mientras en España el mismo modelo en versión eléctrica viene a costar unos 8.000 euros más que la versión de gasolina, en Noruega viene a costar unos 7.000 euros menos

Noruega

Como se puede ver, mientras en España el Golf eléctrico cuesta de partida 8.355 euros más que el de gasolina, en Noruega es al contrario: el eléctrico cuesta 6.900 euros menos que el de gasolina.

Hyundai Kona Electrico

Para dar un poco más de variedad a la comparativa, además de un modelo europeo, vamos a echarle un ojo a los precios de un modelo asiático, que también se comercializa en versión de gasolina y versión eléctrica, el Hyundai Kona.

En gasolina podemos optar por el motor 1.6 TGDI de 176 CV con cambio automático de doble embrague, tracción delantera y acabado Tecno. Se queda un poco corto de potencia si lo queremos comparar con el Kona eléctrico “bueno”, pero no hay otra opción.

Ya que se puede, y que en Noruega es la única opción, en eléctrico nos decantamos por la mejor opción, la versión de 204 CV y batería con 64 kWh de capacidad, que ofrece la muy respetable cifra de 482 km de autonomía homologada en el ciclo WLTP (que serían 546 km en el antiguo NEDC), también en acabado Tecno. No vamos a considerar descuentos en ningún caso, sino el precio oficial de tarifa.

En España el nuevo Hyundai Kona eléctrico de 204 CV y 64 kWh de batería cuesta 8.910 euros más que en Noruega

España

  • Hyundai Kona de gasolina: a partir de 27.590 euros.

  • Hyundai Kona eléctrico: a partir de 41.500 euros. La diferencia es muy grande, casi 14.000 euros más caro el eléctrico que el gasolina (aunque de nuevo habría que recordar que cuando hay fondos de las ayudas a la compra del Estado, se podrían descontar hasta 6.710 euros, y el eléctrico se quedaría en 34.790 euros).

Noruega

  • Hyundai Kona de gasolina: solo se vende con motor de gasolina de 120 CV y cambio manual, acabado Tecno, a partir de 30.790 euros (307.900 coronas noruegas), que en España se vende por 24.590 euros. Si intentamos extrapolar la diferencia, por lo menos para hacernos una idea aproximada, el Kona de gasolina de 176 CV con cambio automático, vendría a costar alrededor de unos 33.790 euros.

  • Hyundai Kona eléctrico: a partir de 32.590 euros (325.900 coronas noruegas).

Aunque en el Hyundai no se nota tanto la diferencia, sobre todo porque estamos hablando de un coche eléctrico que por necesidad es costoso, por su gran batería con lo último en química de celdas, el Kona eléctrico sigue saliendo más barato que el Kona de gasolina.

Poder adquisitivo

Poder Adquisitivo Europa 2017 Gfk

Bien, acabamos de ver que de cara a comprar un coche eléctrico, y por simple comparación inicial de precios de venta, mientras que en España un coche eléctrico es más caro que uno de gasolina, en Noruega es más barato.

Pero no debemos dejar de pensar en el poder de compra que tiene un español y el que tiene un noruego, para entender mejor cuánto fácil o difícil es afrontar la compra de un coche.

Mientras que el salario bruto mensual medio en España en 2017 fue de 2.211 euros (prorrateado en 12 pagas), el salario bruto mensual medio en Noruega en 2017 fue de 5.131 euros (prorrateado igualmente en 12 pagas).

Así, a priori, ya podemos hacernos a la idea de que no le cuesta el mismo esfuerzo comprar un coche a un español que a un noruego. Si nos quedamos como ejemplo con el precio del Hyundai Kona eléctrico:

  • Los 41.500 euros en España suponen 1,56 veces el salario bruto anual medio (26.532 euros).
  • Los 32.590 euros en Noruega suponen 0,53 veces el salario bruto anual medio (61.572 euros).
Si pudiésemos dedicar el salario bruto anual íntegro a comprar un coche eléctrico, en España necesitaríamos el triple de tiempo que en Noruega para ahorrar el dinero necesario

Es decir, simplificando las cuentas todavía más: en España necesitaríamos el triple de tiempo que en Noruega para ahorrar el dinero necesario para comprar un coche eléctrico. Sin embargo aquí solo hemos considerado el sueldo bruto, pero se podría argumentar que la vida no cuesta lo mismo en España que en Noruega, y que aunque allí el sueldo sea más alto, los gastos también lo son.

En este caso, entonces debemos hablar de poder adquisitivo, donde se tiene en cuenta precisamente eso, el coste de la vida. Quizás algunos sigan queriendo creer que en España todo es muy barato y que aunque tengamos sueldos más bajo, podemos vivir igual de bien o mejor, pero la realidad de los datos nos dice lo contrario.

Noruega nos sigue sacando ventaja. Según datos de GFK de 2017, en España el poder adquisitivo se sitúa entre un índice 50 y 110, según la provincia, mientras que en Noruega está por encima del índice 170. Aunque en efecto allí la vida es algo más cara que en España, con sueldos mucho más altos su capacidad de compra es también mayor.

Con estos datos, precio de compra y poder adquisitivo, ¿es necesario que sigamos buscando la explicación de por qué se venden muchos más coches eléctricos en Noruega que en España?

Ayudas a la compra

Opel Ampera E

Las ayudas a la compra de coches eléctricos existen en diferentes países, por su interés estratégico, por ser más eficientes, por no generar emisiones locales contaminantes del aire, por poder emplear fuentes de energía renovables y por generar menores emisiones globales, siempre que el mix de generación eléctrica no abuse del carbón y vaya aumentando el peso de las energías renovables.

Aquí tenemos dos grandes diferencias entre España y Noruega. Desde 2011, las ayudas han sido discontinuas en España, con pocos fondos que además en los últimos años se acaban rápidamente, y que encima tardan varios meses en volver a renovarse.

En cambio en Noruega las ayudas han sido continuas y permanentes, sin interrupción: los coches eléctricos difrutan de exención del 25 % de IVA, que sí tienen que pagar los coches con motor de combustión interna. He aquí la explicación de porqué un coche eléctrico en Noruega cuesta menos que uno de gasolina.

No es menos cierto que cuando se tiene la suerte de conseguir comprar un coche eléctrico con las ayudas del Estado, teóricamente se consigue un descuento de hasta 6.710 euros (5.500 + 1.210). Lo que sucede es que, aún con esto, el precio de compra del coche eléctrico sigue siendo más alto, y encima después hay que incluir el importe de la ayuda en la declaración anual de IRPF, resultando que hay que devolver una parte a Hacienda, como tributación (fácilmente alrededor de un 15 %, o más, según hayan sido tus ingresos ese año).

Incentivos y ventajas del eléctrico

Renault Zoe

En Noruega los coches eléctricos disfrutan de otros incentivos, aparte de ese 25 % de IVA que se ahorran: los peajes de las autopistas son gratis, pueden circular por el carril BUS/VAO, y además disfrutan de aparcamiento gratuito en ciudades como Oslo, la capital.

En España no es tan diferente, al menos en las zonas más pobladas. El problema es que hay una gran diversidad en estos incentivos adicionales, y depende de cada ayuntamiento, es más, en muchos lugares ni disfrutan de incentivos. Por tanto ayuda muy poco el que no haya un criterio homogéneo para todo el país.

No sería justo no mencionar que hay ciudades como Madrid y Barcelona que sí dan incentivos, como el aparcamiento gratuito en zonas de parquímetro o la reducción del impuesto municipal sobre vehículos de tracción mecánica, e incluso también ahorro de peajes en Cataluña, pero otras no dan nada.

Infraestructura de recarga

Smart Eq Fortwo

Hay conductores que consideran que la infraestructura de recarga, tanto de recarga normal como de recarga rápida, limita mucho las posibilidades de compra de un coche eléctrico. En realidad la de recarga rápida es la más limitante, si queremos plantearnos hacer viajes más o menos largos con un coche eléctrico, ya que la recarga normal se puede satisfacer sin grandes dificultades en el garaje de tu casa (claro, siempre que dispongas de garaje…).

En España, teóricamente, hay unos 3.800 puntos de recarga de diferentes tipos, aunque gestores de carga como IBIL recuerdan que una cosa es que se haya instalado un punto de recarga, y otra cosa es que el punto esté operativo y se pueda recargar en él, ya que desafortunadamente muchos no se mantienen, se averían, su uso está restringido o no funcionan justo cuando uno los necesita (doy fe de ello). En Noruega en cambio, hay unos 8.000 puntos de recarga (siendo un país más pequeño y con menos población).

Concienciación medioambiental

BMW i3 2018 azul

Para terminar, ¿puede influir en la cantidad de coches eléctricos que se venden la concienciación medioambiental de los compradores? De partida podría pensarse que sí. La cuestión es si los compradores de Noruega están más preocupados por la protección del medio ambiente y por la contaminación, y como consecuencia optan de manera racional por comprar coches que contaminan menos.

En España, según datos del CIS de 2016, el 76,1 % de los ciudadanos están interesados en noticias relacionadas con el medio ambiente y el 64,6 % considera que los problemas del medio ambiente tienen un efecto directo en su vida. Podría pensarse que no estamos tan mal concienciados.

Según parece casi el 57 % de los conductores españoles están dispuestos a considerar la opción de comprar un coche eléctrico o híbrido (aunque se meten en el mismo saco cosas bastante diferentes). Pero también parece ser, de nuevo según datos del CIS, que tan solo el 28,4 % de los españoles están de acuerdo en que el medio ambiente debe ser protegido, pero siempre que las medidas necesarias para ello no resulten demasiado costosas (vale, y aquí vuelve a salir el poderoso caballero don dinero).

Siendo así, entonces podríamos pensar que los noruegos son más responsables con el medio ambiente, pero quizás sea más un mito que una realidad: hay quien no está muy de acuerdo con esta afirmación, a tenor de cómo cazan ballenas o por todo el petróleo que exportan (y que les otorga pingües beneficios).

Quizás, al final, sí resulte que lo que más pese a la hora de decidirse por comprar un coche eléctrico sea una cuestión de dinero (y si me lo puedo pagar o no)…

Fotografía | Pablo Ibáñez (Oslo, 2013)
Gráfico | GFK Global (GFK es la compañía de investigación de mercados más grande de Alemania)
En Xataka | Cómo comprar un coche eléctrico: guía paso a paso con todo lo que hay que mirar

También te recomendamos

Chevrolet eCOPO Camaro, el concepto de coche eléctrico para carreras que promete pasar de 0 a 100km/h en menos de dos segundos

¿CÓMO SERÁ EL VEHÍCULO ELÉCTRICO DEL MAÑANA?

Vision URBANETIC: el vehículo eléctrico, autónomo y modular que imagina Mercedes para la movilidad del futuro


La noticia ¿Por qué la cuota del coche eléctrico en Noruega es del 21% y en España es del 0,32%? fue publicada originalmente en Xataka por Ibáñez .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *