Technology

Huawei despide al directivo acusado de espionaje en Polonia

Publicado el

Weijing Wang, el directivo de Huawei acusado de espionaje, ha sido despedido tras «deshonrar» a la compañía en la que trabajaba, asegura Huawei en un comunicado oficial recogido por Reuters.

Wang, responsable de ventas de Huawei en Polonia, y Piotr D., ex-agente de los servicios de seguridad de Polonia, fueron detenidos el pasado viernes por las autoridades polacas. Ambos han sido acusados de llevar a cabo labores de espionaje para el gobierno de China.

«Los materiales recopilados por la Agencia de Seguridad Interna muestran que ambos llevaron a cabo actividades de espionaje contra Polonia», aseguró Stanislaw Zaryn, portavoz de los servicios secretos de Polonia, el día de la detención.

Las autoridades polacas registraron los hogares de los dos acusados el pasado martes. Ambos permanecerán en prisión durante los próximos tres meses, y se enfrentan a una condena máxima de 10 años.

Tras la detención, el ministro de interior polaco, Joachim Brudzinski, solicitó tanto a la Unión Europea como a la OTAN el desarrollo de una posición conjunta sobre la posible exclusión de Huawei de los mercados en los que opera.

La compañía, mientras tanto, intenta distanciarse de los sucesos ocurridos en torno a Wang Weijing. Las posibles acciones llevadas a cabo por su ahora ex-directivo «no tienen relación con la compañía», asegura el fabricante de smartphones y equipos de telecomunicación. «Huawei cumple con todas las leyes y regulaciones aplicables en los países en los que opera, y requerimos a cada empleado que acate las normas y regulaciones en los países en los que están basados».

La detención de Wang se produce tras un 2018 en el que diversos países han investigado los posibles lazos de la compañía, que provee equipamiento de telecomunicación a las principales operadoras del mundo, con los servicios de inteligencia chinos. Entre los países involucrados se encuentran Estados Unidos, Japón, Alemania, Reino Unido y Australia.

En diciembre de 2018, la directora financiera de Huawei e hija del fundador, Meng Wanzhou, fue detenida por las autoridades canadienses, a petición de Estados Unidos, mientras realizaba una escala en el aeropuerto de Vancouver. La directiva ha sido acusada por las autoridades estadounidenses de fraude y violación de las sanciones económicas impuestas por Washington a Irán a través de Skycom Tech, empresa con sede en Hong Kong, y participada por Huawei.

La compañía, que aspira a convertirse en el mayor fabricante de smartphones del mundo antes de 2020, se enfrenta a un 2019 repleto de retos. Las posibles prohibiciones de los gobiernos occidentales, aún sobre la mesa, podrían deteriorar la confianza de los consumidores y, por consiguiente, la consecución de los ambiciosos objetivos de la tecnológica asiática.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *