Technology

Facebook conocía las prácticas de Cambridge Analytica antes de publicarse en los medios

Publicado el

Los empleados de Facebook tenían constancia de las prácticas que Cambridge Analytica estaba llevando a cabo antes de que el diario The Guardian lo hiciera público en diciembre de 2015.

Una serie de correos electrónicos recogidos por el fiscal general de Washington DC –y publicados por The Guardian– revelan cómo los empleados conversaban, meses antes de publicarse la investigación del periódico británico, sobre «cómo Cambridge Analytica (y otros) violaban las políticas de Facebook». Esta versión de los hechos se contradice con la expuesta por Mark Zuckerberg (CEO y fundador de Facebook), quien aseguró que no tuvo conocimiento del suceso hasta que, en diciembre de 2015, The Guardian hizo pública su investigación.

Los documentos que contienen estos e-mails forman parte de la demanda interpuesta por el fiscal general de Washington DC contra Facebook, a quien acusa de no proteger correctamente los datos de sus usuarios.

Inicialmente, Facebook negó los hechos y aseguró no haber mentido en sus declaraciones. Sin embargo, tras la publicación de la noticia en el diario The Guardian, un portavoz de la compañía reconoció que los empleados habían escuchado rumores sobre el robo de datos en septiembre de 2015, aunque insiste en que se trataba de un «incidente diferente».

«En septiembre de 2015, los empleados comenzaron a escuchar especulaciones sobre el scraping de Cambridge Analytica, que desafortunadamente es algo común en cualquier servicio de internet», explica una voz autorizada de Facebook. Sin embargo, este suceso, según la empresa de Zuckerberg, se trata de un incidente diferente a la venta de datos que Kogan llevó a cabo con Cambridge Analytica. «En diciembre de 2015, tuvimos constancia a través de las informaciones publicadas en los medios, que Kogan vendió datos a Cambridge Analytica, y tomamos acciones. Eran dos cosas diferentes», afirma.

Facebook ha intentado que el caso sea desestimado, así como que los documentos –que contienen los correos electrónicos– sean sellados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *