Technology

La web de control para las VTC: un acto de fe para todas las partes

Publicado el

Se lleva mucho tiempo reclamando la puesta en marcha del registro electrónico, pero no terminaba de calar. Prometido durante la legislatura de Mariano Rajoy como medida para solventar los problemas del taxi y las VTC, el propio sector del taxi celebraba la medida del Gobierno del Partido Popular prometida para unos meses más tarde. Tamaña sorpresa cuando el sector se daba cuenta de que, si bien en algún momento se pondría en práctica, la ausencia de comunicación oficial en el BOE alargaba el proceso de aplicación. En aquel momento, desde algunas organizaciones del taxi ya apuntaban a «una tomadura de pelo por parte del Gobierno»; una forma de ganar tiempo con un colectivo altamente enfadado. Un año más tarde, y con el Gobierno –ya saliente– de Pedro Sánchez, la promesa heredada ya tiene fecha oficial.

El próximo 1 de abril, según la publicación de la Dirección General de Transporte Terrestre en el BOE, el registro electrónico estará disponible; pese a todo, este lleva «en prácticas» desde principios de febrero. La idea de este sistema, que pretende complementar las hojas de ruta tradicionales, es asegurar que los conductores de este tipo de vehículos –asociados comúnmente a la presencia de Uber y Cabify en las ciudades– cumplen con la normativa vigente.

Prestación de servicio, datos del vehículo y conductor serían puntos esenciales para este registro virtual. Sin embargo, lo más importante de este sistema es que permitiría llevar control exhaustivo de las contrataciones previas de los servicios. Concretamente, de la cuestión de ese 20% del tiempo de trabajo que, las compañías VTC, tienen permito ofrecer fuera de su comunidad autónoma habitual. Este punto ha sido, de largo, una de las cuestiones más polémicas para el taxi; especialmente con la celebración de eventos puntuales.

Igualmente, esta medida viene a ser lo mismo que decir que Uber y Cabify habrán de dar cuenta de la totalidad de los viajes que realicen por su parte. Un control de terceros para dos compañías muy protectoras con sus datos y negocios.

Si bien es cierto que esta medida fue bien acogida por el sector, siempre tomaron la decisión «con pinzas». De este modo, Saul Crespo de Caracol, apunta a que «reciben esta medida con pocas esperanzas». Consideran que es «insuficiente, vaga y sin todas las medidas de control» por parte del área de Fomento encargada de esta web. Apuntan a la necesidad de controlar puntos de origen y destino, incluyendo la hora, para todos los servicios VTC; especialmente con la implantación de la almendra central. Ahora, explica a Hipertextual, están esperando para conocer si el área técnica ha implementado todas las medidas que el taxi solicitó en su momento para que la medida sea útil, y no solo una forma «de salvar la cara».

Por su lado, para Sergio Vega, de Elite Taxi, todo esto supone todo un acto de fe. «Evidentemente este registro electrónico debería facilitar la inspección de las normas a cumplir por parte de las VTC», explica, esta «es la herramienta donde se sustenta la ordenanza municipal del Ayuntamiento de Madrid junto con las exigencias ya marcadas a la VTC en el municipio, donde la web será la garante de que los vehículos no acceden a Madrid Central sin servicio previamente contratado». Una situación que también han denunciado desde Caracol.

Desde Uber, están esperando a ver cómo se presenta la famosa web de control, aunque apuntan a que «cumplirán la regulación vigente». Cabify, por su parte, explica que «al haberse publicado el texto definitivo ahora, aún lo están analizando junto con sus implicaciones».

Un registro que nació de la mano de Íñigo de la Serna con el objetivo de controlar los precios de las licencias VTC, en auge desde que su número quedó bloqueado por el Ministerio de Fomento, tiene ahora otros tintes. El cambio de la regulación de este tipo de plataformas, gestado por José Luis Ábalos, ya no solo controla los precios de los permisos; las famosas precontrataciones, aprobadas en algunas comunidades le dan una nueva perspectiva a la medida. Justo ahora, además, en mitad de un proceso de cambio en todos los estamentos políticos que abre unos meses de pura incertidumbre.

De esta manera, a partir del primero de abril, las VTC deberán registrarse en la web de la DGT. Por contra, también han puesto a disposición de las aplicaciones un sistema para que quede integrado en sus propios ecosistemas.

Más artículos de Economía y Empresas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *