Technology

El gigantesco telescopio de 500 metros de China terminó sus pruebas y ya está listo para buscar pistas sobre el origen del universo

Publicado el

El gigantesco telescopio de 500 metros de China terminó sus pruebas y ya está listo para buscar pistas sobre el origen del universo

Tras poco más de tres años de pruebas, el bautizado como ‘Five-hundred-meter Aperture Spherical radio Telescope’, también conocido simplemente como FAST o telescopio esférico de 500 metros, se puso en funcionamiento de forma oficial, lo que también incluye su apertura para investigaciones internacionales.

De acuerdo a la agencia oficial de noticias china, FAST concluyó su periodo de pruebas de forma «satisfactoria», por lo que ahora se preparan para que haga importantes descubrimientos científicos en los próximos años, donde se incluyen en conocer el origen del universo y buscar otras formas de vida en la galaxia.

«El gran ojo de China en el cielo»

El telescopio, también apodado «China Sky Eye», es una obra faraónica que cuenta con un diámetro de medio kilometro, lo que lo convierte en el radiotelescopio más grande del planeta. Antes del FAST, el radiotelescopio de Arecibo, en Puerto Rico, era el más grande de su categoría gracias a sus 305 metros de diámetro.

FAST es un telescopio de un solo plato y está ubicado en la ciudad de Guiyang, al suroeste de China, que el pasado 11 de enero inició sus primeras observaciones como parte de investigaciones oficiales de investigadores chinos. Según Xinhua, el telescopio alcanzó y superó los niveles de sus indicadores técnicos, lo que lo colocan no sólo como el más grande, sino también como el de mejor desempeño en el mundo.

FAST inició sus pruebas en septiembre de 2016, y es unas 2,5 veces más sensible que el telescopio de Arecibo, por lo que es capaz de recibir un máximo de 38 gigabytes de información por segundo.

Telescopio Fast China 1

El telescopio contó con un presupuesto inicial de 110 millones dólares, pero los costes se incrementaron y se estima que al final representó unos 180 millones de dólares. Su construcción arrancó en 2011 y se terminó 20 años después de que fue propuesto.

FAST no ha estado exento de polémica, ya que cuando se inició su construcción se tuvieron que reubicar a más de 9.000 personas que vivían a los alrededores en pequeñas comunidades. Se dice que fueron trasladados a una ciudad ubicada a unos 10 kilómetros del telescopio.

Por otro lado, con la apertura de FAST, el gobierno chino ha anunciado nuevas regulaciones en torno para a las operaciones en torno al telescopio para evitar que las actividades humanas afecten su trabajo. Por ejemplo, no se podrán usar teléfonos móviles, cámaras digitales ni dispositivos inteligentes en las instalaciones, además de una nueva ley que busca mantener ruido bajo en la zona.

Equipos de radio y aparatos electromagnéticos, así como tabletas, altavoces y drones quedan completamente prohibidos en las instalaciones y en la llamada «zona de silencio total», la cual contempla un radio de cinco kilómetros en torno al telescopio. También se delimitó una zona intermedia con un radio de cinco a diez kilómetros, y una zona periférica que cubre un radio de 10 a 30 kilómetros.

Telescopio Fast China 2

Como parte del inicio de las operaciones de FAST, se construyó un parque temático de astronomía para atraer a un gran número de visitantes y turistas, lo que ayudaría a tener una fuente de ingresos para mantener las instalaciones tanto del parque como del telescopio.

Se espera que en los próximos meses acudan astrónomos y científicos de Estados Unidos, Gran Bretaña y Pakistán, quienes buscan hacer investigaciones en torno a la detección de ondas gravitacionales y la Interferometría de muy larga base (VLBI).

Fotos | FAST


La noticia El gigantesco telescopio de 500 metros de China terminó sus pruebas y ya está listo para buscar pistas sobre el origen del universo fue publicada originalmente en Xataka por Raúl Álvarez .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *